top of page

"EL JUEGO ES LA FORMA MÁS
ELEVADA DE INVESTIGACIÓN."
Albert Einstein

Allí donde hay niños, hay piezas para construir. Y si no las hay, las buscan. Construir es una necesidad de la infancia. De la misma manera que se retan a sí mismos a nivel motriz para aprender a saltar, a correr, a deslizarse… También utilizan la motricidad fina para construir algo. Esta construcción a veces es el puro objetivo de la actividad: ver hasta dónde puedo llegar con estas piezas, cuanto de alto, o cuanto de largo… Otras veces esa construcción está pensada para desarrollar lo que posteriormente será un juego simbólico, por ejemplo, construir una granja para los animales, o una casa para las muñecas. Y otras veces construyen para jugar con la propia naturaleza, construir una torre de arena, para que no pase el agua, o construir un canal por donde quieres que pase el agua. Su imaginación no tiene límites, y sus ganas de llevar a cabo lo que tienen en mente, tampoco

Niño jugando con bloques
IMG_20200204_102003.jpg

Construyendo descubren nuevas y diversas maneras de hacer las cosas. Descubren que hay muchos caminos para llegar a un mismo destino, descubren que cada material tiene sus propiedades (no es lo mismo construir con barro que con madera, por ejemplo). Descubren que es necesario un orden para poder darle estructura a esa construcción (primero la base, luego los siguientes pisos, o primero preparar el material para luego trabajar con él), descubren la importancia de los límites: no quieres que tu construcción se vea interferida por la construcción de otra persona. 

De los 3 a los 4 años y medio, les gusta hacer sus propias construcciones, pero a partir de los 4 años y medio, 5, empiezan a darle importancia al grupo y comienzan a compartir un reto común y llegan a construir en conjunto. Esto les lleva a establecer roles dentro de ese grupo y se organizan para llegar a su objetivo. 

Esa construcción que se ve, ha tenido sus consecuencias a nivel de desarrollo interior. Hay construcciones que son efímeras, otras necesitan de varios días para concretarse. En este sentido es importante observar y escuchar al niño o niña ante esa construcción ya que es posible que haya que dejarla sin tocar y sin recoger durante varios días. Esa necesidad debe respetarse ya que es muy importante poder finalizar esa construcción. Por tanto, todos los materiales de ese día se recogerán menos los de esa construcción que está por finalizar.

Igual de importante es no intervenir. De la misma manera que expliqué en el apartado de Arte, la construcción es igualmente una producción propia y el adulto, ni otro niño debe interferir, a no ser que el propietario de esa construcción pida ayuda o colaboración. La única manera de que pueda sentir y vivir la satisfacción de logro conseguido por sí mismo, es dejar que lo haga solo o sola. Si se le ayuda con una sola pieza, o se le da un consejo por pequeño que sea, pueden llegar incluso a destruir esa construcción para poder empezar de cero una nueva que sea solamente de ellos. Por tanto, no se interrupirá su trabajo, ni con piezas, ni con consejos. Es algo propio, con un fin y un principio fundamental. Necesitan comprobar que los finales de las cosas tienen que darse, para poder concluirse. Y para autoafirmarse, necesitan saber que es algo suyo y solo suyo.

Jugando con juguetes de madera
carton.jpg

Es necesario por tanto tener un espacio amplio, limpio y ordenado, cada material debe tener su caja y todas las cajas deberán estar a su alcance. Igualmente se delimitará el espacio donde sí y donde no se puede construir, así como se delimitará el tiempo. Lo ideal es esperar a que la construcción se de por terminada, pero si no puede ser, se les avisará con tiempo (15, 10 y 5 minutos) antes de que tengan que empezar a recoger. Tienen derecho a ser avisados de que en 15, 10 y 5 minutos deben cejar en su actividad y así ellos decidir qué hacer con su producción: acelerarla, pararla y delimitarla para que nadie la destruya, o simplemente recogerla tranquilamente. 

Como siempre, recurrir a materiales naturales y no de plástico favorecerá su desarrollo sensorial. Los materiales naturales tienen una temperatura, color y olor que recuerdan a otras muchas cosas, mientras que los materiales de plástico son más fríos, más inertes, y además fomentan su uso, lo cual va en detrimento del medio ambiente. No es necesario comprar, basta con recolectar maderas, piedras, conchas. corchos, tapones…

bottom of page